Calle Numancia, 9 (Bajo) 45840 La Puebla de Almoradiel - Toledo

Una vez al año, el enjambrazón


Manifestación visible e incluso espectacular de su presencia, el enjambrazón se produce generalmente una vez al año (de enero a  mayo según las especies y la zona) en el momento en que las poblaciones están ya bien implantadas, momento en el que centenares de reproductores primarios salen volando por los orificios creados por las obreras. Estas reproductoras son aladas y de color oscuro. Su vuelo es muy corto. Se forman parejas al azar y las más afortunadas, que encuentren una cavidad en la madera donde anidar, se podrán reproducir y crear una nueva población.

Todas las otras castas de termitas, a excepción de las reproductoras aladas son ápteras, es decir, carecen de alas. Se desplazan y comunican gracias a sustancias específicas que van dejando detrás de ellas y que sus congéneres reconocen (feromonas de pista). También existen las feromonas de alarma, segregadas en caso de peligro y destinadas a alertar al resto de la población. 

Las termitas son insectos sociales que se comunican, no solo intercambian la comida sino también la información que les indica tanto el camino a seguir para encontrar el alimento como la alerta de la presencia de un peligro.